Evita estas frases y no perderás clientes

Cuando se trata de establecer una relación con nuestros clientes y sobre todo, cuando de trata de establecer una buena política de fidelización, existen frases que nunca deberían ser pronunciadas. Sobre todo porque el efecto que vamos a conseguir es contraproducente. Éstas son las siguientes:

«Es la política de la empresa«. Es una frase que de entrada tiene connotaciones negativas, incluso si su política es razonable en ese aspecto. Siempre debemos explicar por qué no podemos ofrecer un servicio determinado y ayudar en lo posible a nuestro cliente. Al fin, éste tiene un problema y quiere que se lo resolvamos.

«No puedo hacer nada«. Pocas cosas resultan más frustrantes para un cliente que, tras hablar durante media hora con un servicio de atención al cliente, la respuesta final que obtenga sea ésta.

«¿Le importaría esperar un momento?» Cuando un cliente llama por teléfono y por la gestión que debemos hacer, tenemos que poner su llamada en espera, la sensación en términos generales suele ser negativa. Es más efectivo decirle que vamos a gestionar su consulta y que en breve lo llamaremos.

«Puedes consultarlo en nuestra web«. Es otra forma de decir “No puedo hacer nada”. Así que en vez de obligar a nuestro cliente a leerse toda nuestra web corporativa para buscar una respuesta que sabemos que no va a encontrar, quizás podríamos decirle algo mucho más útil.

«La culpa no es nuestra, es de nuestro proveedor«. El mensaje que estamos trasladando con esta oración es terrible. Básicamente estamos diciendo que no tenemos ningún problema en vender un bien/ servicio a cualquiera, que estamos dispuestos a aceptar alegremente su dinero, pero que a la vez, no estamos dispuestos a asumir ningún tipo de responsabilidad si algo va mal.

Artículos relacionados

2 Responses
  1. caja madrid inmobiliaria

    Me encontre con tu web mientras indagaba algo en ask y me satisface haberla ubicado. Tus articulos son demasiado sorprendentes y he gozado ojeandolos.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.